La osteopatía está considera como una terapia alternativa y mira la salud desde un punto de vista holístico. Aunque normalmente se relaciona la osteopatía con problemas del aparato locomotor, es decir, cuando nos duelen huesos, articulaciones o músculos, lo cierto es que la osteopatía trabaja de forma global el organismo restableciendo, a través de la práctica manual, el equilibrio de todo el cuerpo, incluyendo órganos, sistema mecánico, sistema nervioso, etc. En definitiva, la osteopatía está indicada para enfermedades de diversa índole, dentro de un contexto de prevención y bienestar general del organismo. 

El osteópata trabaja de manera manual, manipulando el esqueleto y comprobando nuestro estado general y la corrección o incorrección estructural. Una vez examinado el cuerpo, el osteópata determinará dónde o por qué razones se ha originado nuestra dolencia particular, trabajará en la zona a tratar para recolocar, desinflamar o calmarla.

En tratamientos como la depresión el hecho de liberar las tensiones de nuestro cuerpo para facilitar la liberación de nuestra mente es el beneficio principal de la osteopatía. Los estados depresivos suelen venir acompañados de una serie de síntomas de carácter físico como pueden ser cefaleas, tensión o presión en el pecho, dolor cervical o en la sien, cansancio o dificultad para respirar, ¡hay que liberar tensiones para empezar a librarse de los estados depresivos!  

¡Consúltanos! 

Publicado: 8 de Mayo de 2018